Gustavo Quinteros: Ascenso y caída del “#ElElegido” orígenes del “mito” (y no tan breve biografía…) Parte 1

Definir las causas para el fracaso de la selección y por ende el fútbol ecuatoriano podría parecer algo sencillo. Pero lejos de apuntar hacia un solo personaje como el hasta hace poco director técnico, Gustavo Domingo Quinteros Desábato, intentaremos reseñar sus inicios, currículo y credenciales que le dieron el cargo de seleccionador.

Quinteros

Este “proceso” inició el 30 de enero de 2015, y ya en su tiempo no generó confianza y hasta hubo “conjeturas” del por qué él y no alguien más, tomando en cuenta que en la órbita estaban los nombres de: Edgardo Bauza, Jorge Daniel Fossati, Sergio Markarián, Gerardo Pelusso, etc.

Los otros opcionados seguro tendrían sus razones para no venir a dirigir a Ecuador entre lo económico y moral, ya que especialmente en el caso de Bauza (quien fue el que sonó más) al ser amigo de Rodrigo Paz y dada la animadversión entre el dirigente “albo” y el que por entonces era el “mandamás” de la federación ecuatoriana, el Ing. Luis Chiriboga Acosta, había un pacto de “amistad” que Bauza no iba a romper por dirigir a la selección ecuatoriana.

Pero centrándonos en el punto y el tema que es Gustavo Quinteros su ascenso es por lo menos curioso, desde su llegada a Bolivia y consagración como mundialista, hasta su meteórica carrera como D.T. de seleccionados nacionales.

Con una carrera como futbolista y seleccionado de Bolivia, formó parte del grupo de jugadores que lograron la histórica clasificación en 1993 para el mundial de Estados Unidos 1994.

quinteros, gustavo 1994

No cabe duda que donde más brillo fue en Bolivia ya que gran parte de su carrera la realizó allá, tanto como jugador como técnico.

Equipos como Universitario de Sucre, The Strongest, San José y Jorge Wilstermann en Bolivia, en Argentina en cambio Central Córdoba, Talleres, San Lorenzo y Argentinos Juniors.

Una vez retirado en 1999, decide ser entrenador y para el año 2003 toma la dirección de San Lorenzo de Almagro, club al que ya conocía como jugador y en el que fue campeón en 1995, equipo que el año 2002 se había consagrado como el primer campeón de la Copa Sudamericana, bajo el mando de un viejo conocido en el medio ecuatoriano,  Rubén Darío Insúa…

Su periplo incluyó clubes como San Martín de San Juan, Blooming, Bolívar, Oriente Petrolero y Emelec.

En Bolivia y en Ecuador es donde logra sus mayores éxitos como entrenador, ya que logra quedar campeón con los clubes bolivianos anteriormente mencionados, algo similar que lo que le pasó en Ecuador.

Con esas credenciales asume el mando de Bolivia en el año 2010, pero su paso fue más bien nada memorable y saldó su participación con una mala Copa América 2011, donde parecía que el equipo prometía al empatar 1 a 1 con el anfitrión la “albiceleste” en el debut, pero luego tras las caídas con Costa rica (2 – 0) y Colombia (2 -0), no obstante siguió en el cargo hasta 2012, donde volvió a empatar con Argentina en Buenos Aires por igual marcador que en la copa y una victoria con Paraguay 3 a 1.

gustavo-quinteros

Posterior a su aventura “eliminatoria” con Bolivia, y no sin menos polémica; Gustavo Quinteros se desvincula de la selección a pesar de ganar el partido contra los paraguayos, aduciendo motivos como la falta de apoyo de clubes y la precaria organización del fútbol boliviano y la federación.

Así pues, arriba al elenco “millonario” a mediados del año 2012 y listo para la segunda etapa del torneo,  Quinteros reemplazó a Marcelo Fleitas quien poco tiempo atrás en 2011 se retiró del fútbol y se convirtió en director técnico de Emelec, para mala suerte el “bombillo” no pudo alzarse con el título y por segundo año consecutivo era subcampeón, siendo vencido por Sociedad Deportivo Quito con un 2 a 0 en el global.

Si bien Emelec no quedó campeón ese año, se vio buen fútbol y un equipo que salía a proponer en cualquier cancha de Ecuador, no alcanzó para quedar campeón ya que nuevamente Deportivo Quito impediría la “hazaña” y le daría con su triunfo el campeonato directo a Barcelona Sporting Club sin necesidad de jugar finales.

Lo que obligó a Emelec a definir el subcampeonato con Liga Deportiva Universitaria. Si bien no era lo que ninguno de los dos esperaban, jugaron a partido de ida y vuelta, Emelec se impondría por 2 a 1 en Quito, en la vuelta en Guayaquil se sellaría la “victoria” con 1 a 0. El primer logro de Gustavo Quinteros sería ser vicecampeón.

Para el año siguiente y con una idea mejor del fútbol ecuatoriano y mayor conocimiento de su equipo prácticamente se paseó en el torneo ecuatoriano, ganando la primera y segunda etapa y sin necesidad de jugar finales, se consagró campeón directo con un total de 88 puntos, producto de 26 triunfos, 10 empates y 8 derrotas, marcando una regularidad y con ventaja de 15 puntos sobre su inmediato perseguidor que era Independiente del Valle.

A pesar de la regularidad y el buen juego, Emelec tendría sus mayores frustraciones a nivel internacional que contrastaban con sus grandes éxitos a nivel local y quedaba en el “aire” la sensación de que ese equipo que llegó a ser la plantilla más cara de Ecuador, tenía para dar más en Libertadores y Sudamericana pero su techo no pasó de los cuartos de final, alternando con algunas otras participaciones malas.

En sus temporadas en Emelec pasaron algunos jugadores tales como Enner Valencia a quien consolidó en su esquema titular y al que Reinaldo Rueda (entrenador de Ecuador en esa época) lo ubicó en la delantera y quien llegó a goleador de Copa Sudamericana a pesar de la eliminación del cuadro “eléctrico” en las primeras fases, tuvo también a Gabriel Achillier criticado y resistido por la hinchada pero que era pieza clave en la zaga, otros como Fernando Giménez el sacrificado “Vikingo”, Pedro Quiñónez volante propenso a expulsiones pero elemental y por supuesto la mejor versión de Miller Bolaños, incluso mejor que su versión juvenil de Barcelona y la de Liga donde irónicamente sin ser el goleador del equipo llegó a ganar títulos internacionales, una cuenta pendiente para él con los azules… Sin embargo aún le faltaba consolidar a otra “estrella” que venía de un trabajo silencioso pero certero…

Brilló en el 2014 en la Sudamericana ilusionando a la hinchada azul y periodismo con que era posible llegar a ganar una copa internacional, partido especial contra San Pablo del mítico Rogério  Ceni en Guayaquil donde Emelec estuvo a un gol de forzar los penales y a 2 del pase directo, sin embargo el destino le tenía la copa guardada al cuadro brasileño y con un 3 a 2 se despidió de la copa el “millonario” con Miller consolidado como figura y con proyecciones al extranjero, Quinteros se posicionaba por segundo año consecutivo como mejor técnico del campeonato local y firme candidato para el título, en este caso el bicampeonato.

miller-sao-paulo

 

Pasado el trago amargo de la derrota y eliminación Emelec pudo volver a enfocarse al torneo local, había ganado la primera etapa y hecho una pésima libertadores, pero la segunda etapa su máximo rival, Barcelona estaba haciendo sus deberes y encaminándose a ganar la etapa para llegar a la final.

Se pensó que Barcelona llegaba en mejor forma por ganar la segunda etapa y asegurarla acertando un golpe mortal con una victoria en el reducto del “George Capwell” con gol de Blanco, la derrota dolió al emelecismo que veía como sus aspiraciones se desvanecían y así lo inevitable pasó y se tuvo que jugar final.

La “final del siglo” la catalogaron muchos y es que era la primera vez que un “clásico del astillero” coincidía con una definición del título. Quinteros de por sí criticado por no poder rematar la segunda etapa y dejar escapar varios puntos que pudieron ser decisivos para ganar.

Suerte echada, el primer partido fue el 17 de Diciembre un día miércoles, final de ida en el Monumental, lo inimaginable para el cuadro “amarillo” pasó y Emelec con mejor juego y arrestos físico se adelantaba en el marcador por 1 a 0 con gol de Mena, al final fue un empate a unos, pero obviamente Emelec corría con ventaja al definir de local.

Quinteros llegaba confiado para la final de vuelta, tenía el resultado que quería y solo bastaba con un gol y el asunto estaba finiquitado, pero lo que pasaría ese día Domingo 21 de Diciembre de 2014 quedará en la historia del “Ballet Azul”.

Fue prácticamente un baile y no fue más doloroso para el rival o más trágico por la buena actuación del meta “canario” Máximo Banguera, un 3 a 0 con dos goles de un ex barcelona como Miller Bolaños “el Killer” y Ángel Mena.

Fecha para el recuerdo de los emelecistas y para el olvido del barcelonismo, si la buena campaña de 2013 siendo campeón directo y la interesante Copa Sudamericana donde llegó a cuartos de final no eran suficientes, pues Quinteros se metía en la historia por ganar hasta ahora la única final del “astillero” por campeonatos nacionales.

 

marcab2we091213-ca-12aakphoto07

A continuación la segunda parte, donde se detalla su paso tricolor y los hechos “extrafutbolísticos” que lo catapultaron tanto en su club como en la “Tri”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s