JAVIERA MENA: “Y te tengo algo que preguntar ¿Tú crees que es coincidencia que estemos acá O es pura sincro, pura sincronía?” estamos en “OTRA ERA”… TERCERA PARTE Y FINAL DE LA PRIMERA TRILOGÍA

Nota: Esta entrada estaba pensada para salir el 20 de febrero de 2018, sin embargo lo dejé pasar y Javiera Mena por fin sacó su último trabajo al que le daremos su respectivo repaso posterior a este supuesto análisis. 

Hasta acá nos trajo el río por ahora, o al menos hasta que Mena dé a luz a su cuarto bebé o quinto si tomamos en cuenta su recopilatorio de Primeras Composiciones (2013) o sexto si tomamos en cuenta Prissa (2003) en conjunto con Francisca Villela, pero de todos modos el último trabajo es desde su título una declaración de intenciones que muestra una evolución y aproximación más electro y dance, con dejos más comerciales y discotequeros, sin que esto signifique nada malo por supuesto.

Esta etapa ya es la etapa “mexicana” de Javiera Mena que escogió a México como segunda patria para seguir con sus proyectos musicales y donde ha tenido acogida y bastante buena recepción lo que la ha internacionalizado y la llevó a firmar por el sello discográfico de Sony Music.

Otra era suena futurista aunque con una letra un tanto confusa que solo da guiños al asombro que alguien siente por otro, y es que si bien Mena se repite en su temática tiene la audacia de poder innovar y reinventarse sin necesidad de cambiar sus temas, aparte que la canción nos recuerda a las viejas canciones dance de los noventa pero con un tempo más lento y actualizado, la instrumentación y los arreglos nos transportan a otra era definitivamente pero nos recuerdan a esos añorados y despreciados por otros, años noventa jajajaja.

Aunque curiosamente no es la canción con la que inicia el álbum, sino con Los Olores de tu Alma, gran canción con intenciones para poder gozarla en una pista de baile, que es sin duda la que nos marca la pauta que veremos en su siguiente álbum y a lo que se concentrará Javiera Mena desde ahora en adelante.

Mena sigue dotando de mensajes y contenido a sus canciones a pesar que han mutado de acústicas a más movedizas y “electrónicas” con arreglos y efectos, sin embargo la esencia está ahí, canciones románticas y con proclamas de seducción y pasión.

Dame todo, todo, todo
El aliento que te brota
Los olores de tu alma
Que se cuelan por la boca
Una marca en el alma
Que me deja tu respiro
Como todo el sonido

Creo que el coro lo deja bastante claro ¿o no?

Siguiéndola está Esa Fuerza, una canción más bailable y movida que la previa con sus dardos por ahí o quizá sea hilar muy fino pero el principio de la canción deja en claro su mensaje al  menos para mí.

Aunque hace tanto tiempo que no me estás dando nada, nada
Y hace tanto tiempo que te estás llevando todo, todo, todo
Hay una fuerza que me acompaña desde siempre, siente esta fuerza

Y puedes ver que esa fuerza está aquí, me lleva
Me hace sentir que se alteran las fuerzas naturales y la música suena
Mi poder aquí

Es como un canto a no rendirse y decir AQUÍ ESTOY, a pesar de todo y a pesar de que quizá algo no funcionó, todo cambia y la música es parte de ese motor al menos para la cantante.

Sincronía Pegaso; qué puedo decir de esta canción, pues siendo honesto me sacó de onda y es que había escuchado sus trabajos anteriores a pesar que la primera canción que escuché de ella fue El Amanecer en su reversión para la película Joven y Alocada que sigue teniendo esos dejos electrónicos y de sintetizadores, pero me pegué un salto al “pasado inmediato” con sus primeros trabajos más acústicos y escuchar Sincronía Pegaso fue como que algo más comercial, fue una primera impresión un tanto chocante, aunque a penas conocía a Mena sentía que intentaba algo diferente, años después revisaría su trabajo en Prissa (Televisa) y ya había presente esos elementos de electro-synth pop, además como una artista versátil se acopla bien ya sea de manera acústica o “electrónica” jajajaja.

Durante mucho tiempo salté a Sincronía porque no era lo que esperaba de Mena, la canción creció conmigo en el tiempo y no soy nadie ni tengo autoridad para afirmar esto, pero es una de sus mejores canciones, que en principio por su propuesta más “digital” me chocó pero si uno ahonda en la letra y la manera de interpretarla encuentra a la Mena en su estado original, cantando una canción supuestamente más “comercial” pero con el condimento de su doble lectura en cuanto a pieza comercial pero con contenido.

A veces siento que me repito y de seguro lo es, pero Mena no da tregua y es capaz de sincronizar tal como su canción un significado en sus letras que quizá los arreglos y sintetizadores nos puedan confundir.

Javiera en estado puro hablando del amor y el deseo, buscándole un significado al amor y la unión de las almas, intentando conectar y fusionarse, calculando el momento y la oportunidad para seducir y convencer.

Pide otra canción directa, prácticamente diciendo a una persona que no puede ayudarla si esta no lo quiere, si carga con una “cruz” o “complejos” no puede exorcizarla a cruzar ese umbral de la pasión y el deseo, quizá por remordimiento o culpa, forma “sutil”de decirle vete, vete, y vuelve cuando decidas que estés lista… 

En la doble lectura se podría decir que casi está acosando a otra persona en la letra, y esta la rechaza y entiende que no quiero o sí quiere pero no está lista. Definitivamente un punto más oscuro y de desamor enmascarado en un pegajoso beat, sin embargo después del bajón Mena nos da un subidón jajajaa y lo hace con La Joya.

A pesar que si uno entra de lleno en su letra podría darse otro bajón, Javiera vuelve con estas dos últimas canciones a la nostalgia y el anhelo pero con un ritmo más “alegre” para ser algo añorado y quizá doloroso.

¿Dónde estará la joya? ¿Qué es la joya? Pues un recuerdo del pasado, un viejo amor, una anécdota, el tiempo que se comparte con alguien, pero que ahora sólo está en la imaginación y el anhelo.

Parece que conforma pasa el álbum se nota una progresión y Mena va empezando desde el optimismo y la nueva (Otra) Era,  pero con flashbacks a sus trabajos, nos lleva por un viaje nostálgico entre lo viejo y nuevo. Que me tome la noche, gran canción para baile o discoteca pero como siempre con ella da para más.

Y que me tome la noche y que no salga el sol
Que me lleve la onda, la onda, la onda
¿Cuál sera el motivo porqué esté con él?
Quizás sera le da miedo le da miedo perderse
En la soledad
Se perdería
Y si me diera un beso uh ah ah ah ah ah

Javiera Mena da un paso a ser menos “críptica” y más directa con sus composiciones, nos relata una noche de copas y seducción, ese flirteo y dizque conexión con el otro y seguro algo muy humano como la pasión y el deseo y por qué esa X persona está con esa otra que parecerían no ser compatibles y estar juntos porque sí.

Y es que su discografía en parte es una oda a la sensualidad, el erotismo, seducción  y el deseo, con su componente trágico de rechazo y fracaso en algunas de sus composiciones pero en otras llenas de esperanza como Sincronía Pegaso, Esa Fuerza, Los Olores De Tu Alma y Otra Era en este disco.

La Carretera sigue su línea más sensual y explícita de letras más orientadas al deseo y el desenfreno, una anécdota de deseo y pasión, una buena experiencia que hace que esa persona no haya podido olvidar esa experiencia cercana del tercer tipo jajajajaja.

No dejo de pensar en ti
Yo no dejo de pensar en ti
No dejes tú de ocupar
Toda la carretera

NO oh oh oh ah

oh oh oh oh oh oh

asi asi asi 1, 2, 3, 4

asi asi asi

Adentro de la carretera
Al ritmo de mi amor
Al ritmo de mi amor
Adentro de la carretera
Al ritmo de mi amor
Al ritmo de mi amor

¿Algo más que añadir, creo está claro?

Espada es la canción con la que termina el álbum pero he decidido ponerla antes, porque ahí creo donde reside Mena en su esencia, pero Espada es una canción más movida y sin vergüenza, con toques de sensualidad y hasta su video la delata.

Más directa y explícita en Espada Javiera Mena juega con el rollo lésbico y sexual más que nunca y la letra también ayuda, no es que sus anteriores videos no jugaran un poco con ese rollo, quizá siendo el video para la canción de No te cuesta nada el más obvio de los menos obvios, pero con este video y canción claramente hay alusiones al orgasmo femenino y correrse  jajajaja y también la espada que atraviesa sólo a “ella” y que cruce la “cordillera” al centro de ella.

Canción claramente sexual que otra vez, por su título podría pensarse en un elemento fálico pero Mena inteligente da la vuelta al significado y demuestra que la espada no necesariamente tiene que ser algo relacionado a un pene, es todo aquello que te atraviesa y da placer, una lengua quizás, unos dedos, algún juguete similar, o simplemente las caricias y la llama y la pasión con que abordamos ciertas situaciones en nuestra intimidad.

Mena demuestra que no sólo puede ser subliminal si no más directa, más explícita, que no es tan cursi y romántica, si no más visceral y pasional y “sexosa”, aunque sus canciones siempre han rondado con los temas de la sexualidad humana.

Si bien es Espada con la que termina el álbum y se entiende la decisión que no podía terminar con una canción un poco lenta y triste. Pero pongo al último de mi opinión sobre su álbum a  Quédate Un Ratito Más, ya que es de mis preferidas y me recuerda a No Te Cuesta Nada de su álbum Mena (2010)  y a un Audífono Tú, Un Audífono Yo, que curiosamente es del mismo álbum y es la canción con la que termina ese trabajo.

Romántica balada electro pop acerca del amor y la pasión, muy bonita canción que termina con nota alta esta “pseudo reseña”, una poderosa canción y un himno al amor y el deseo, quien no quiere que esa persona se quede un rato más y no sólo un rato más SI NO LA VIDA ENTERA, Mena transmite esa sensación de amor y confianza y cariño y pasión entre dos almas que quieren estar juntas y si bien queda a discreción de cada uno de qué pueda hablar la canción o si es una historia con final feliz, como lo transmite Mena con su toque nostálgico y erótico, quizá es algo que pasó o les está pasando a muchos, una forma de darle un nuevo sentido al sexo sin morbo ni algo explícito, recuperando el sentido de muchas baladas de los ochenta y para esa persona que es obvio que queremos que comparta nuestras sábanas y nuestro aliento y que queremos que se queden más que un ratito…

Terminamos este recorrido tan interesante por la discografía de una de las cantantes más interesantes del pop en Latinoamérica.

Quizá su presentación en Viña del Mar no conectó con el público y fue una falsa presentación y la misma Javiera aceptaba años antes que no era la mejor cantante ni mejor voz, sin embargo su mérito es a pesar de no ser la “voz más potente” o la “mejor voz” es la voz ideal para su música y sus canciones, que quizá sin Mena detrás de la producción de sus trabajos no tendrían el mismo impacto o esencia. Aquella joven que por los 2000s cantaba en bares o pequeños locales de la escena independiente santiaguina en Chile, ahora es una artista consolidada y como la triste, pero más que triste esperanzadora historia de muchos artistas, teniendo que salir de su país de origen para triunfar en el extranjero y ser apreciados sin ser profetas en su tierra.

Javiera Mena bien podría ser la maestra de la “cursilería”  por el carácter lacrimógeno de algunas de sus canciones que curiosamente son de sus más famosas, o también por sus letras románticas y cortavenas, pero no. Javiera es más que eso y con este trabajo se arriesga a experimentar más con los sonidos electrónicos y ser más directa con sus mensajes, nos da un recorrido como en sus otros álbumes quizá aquí dejando a ratos la pasión, por la esperanza y el amor, y dando un brinco al deseo sexual, pero siempre conservando su toque y esencia. Transformando lo aparentemente cotidiano e intrascendente, en trascendente.

Este ha sido OTRA ERA (2014), un paso más en la carrera de Javiera Mena pero no es el final de camino.

Próxima parada Espejo (2018) donde la cantante ampliará más  su lado electrónico pero dándonos también a la Mena de los primeros álbumes, creando el balance perfecto.

 

JAVIERA MENA: “Como siempre soñé, por azar te encontré…” PRIMERA PARTE

Una de esas cantantes que encuentras por casualidad buceando en playlists, y viendo el tráiler de una película donde sale una canción de ella…

Sin más condimento ni romanticismo, así de sorpresa me topé con Javiera Mena, y sus sonidos electro-pop, su propuesta me atrapó y quizá algo ayudó el haber visto ese “avance” de Joven y Alocada (2012), interesante película.

Y es que así es como descubrí a algunos de mis músicos favoritos, por casualidad y sin buscar mucho, pero una vez llegada a mí, no la dejé ir y es que escuchar sus letras y ritmos, va más allá de simples tonadas genéricas o letras vacías.

Cuando uno le presta atención a lo que nos dice y lee un poco de su biografía, puede entender por dónde van los tiros y de qué trata su obra, y el por qué de su toque romántico melancólico.

Nacida un 3 de junio de 1983, en Santiago, Chile. Javiera Alejandra Mena Carrasco tenía una predisposición por la música si nos ceñimos al wikipediazo que dice que fue parte del coro de su iglesia y posteriormente estudió composición y arreglos musicales.

Javiera-Mena-BMLS

 

Aún así muchos consideran que no tiene voz o de plano no canta, lo cual es cuestionable, pues sí, no será la voz más potente que haya, pero sí que es una voz “bonita” delicada y sincera, aun con su desliz en el festival de Viña del Mar cantando a dueto “Corazón Partío”…

 

Creo es justo reivindicarla y hacer notar sus grandes méritos, superan a sus “falencias”, como dije en la entrada anterior respecto a Can Can, no soy crítico ni músico especializado, solo un simple fan, un simple tonto con acceso a internet y algo de tiempo libre jajajaja…

10805720_10152577154027637_2865916719856132185_n

Tengo que  retomar parte de la vida personal y es que para entender a la “Mena”, es necesario saber quién y es qué piensa y así comprender de qué van sus letras y el mensaje tras algunas de sus canciones “románticas”.

Y es que Javiera Mena es lesbiana, y  muchas de sus letras tienen ese subtexto lésbico sobre amor y desamor, aunque a simple “escucha” no se lograría detectar esto sino se supiera de su orientación sexual.

No obstante es una compositora hábil y sus letras perfectamente pueden tomar cualquier contexto, incluido uno homosexual pero sus tonadas y lírica trascienden su condición de “himno gay” algo que a ella mismo le “fastidia” ya que prefiere que la música y su obra se valga por sí misma y no por el aliciente de que es lesbiana…

“Veo otros músicos homosexuales en la historia de los que se destacó su condición sexual en algún momento puntual. Pero al final quedaron sus canciones y su energía. Eso es lo que yo quiero 

No me considero una abanderada ni mi música es de protesta. Solo habla de amor y he querido ser honesta. No me gustaría ser considerada un icono gay, pero lo soy”

Fuente:   https://www.efe.com/efe/espana/cultura/javiera-mena-no-me-gustaria-ser-considerada-un-icono-gay-pero-lo-soy/10005-2580874

Después de ese pequeño paréntesis que va a ser abordado de nuevo más tarde, volvemos a su faceta artística que es lo que más importa y es que su aventura musical medio seria y a la vez no, fue TELE-VISA, junto con Francisca Villela que por problemas con la televisora mexicana, se tuvo que cambiar a Prissa (literal jaja).

Algo sucedió que el proyecto no prosperó sin embargo en este EP ya se intuye lo que sería su estilo a futuro, aunque su primer álbum fuera más acústico.

De Prissa se puede destacar Disimulo Ser, con una tonada bastante “discotequera” y movida, electro pop y juego de voces y efectos.

 

Don’t Forget  canción alegre y que nos recuerda a la instrumentación de la era de las consolas de 16 bits como la SNES y la Megadrive, Nos cuenta la historia y quizá esté hilando muy fino, pero de una noche de “fiesta” o de “antro” acerca de dos desconocidos que se intercambian los números de teléfono y como no volvió a ver nunca más a esa persona…

 

Dar otra canción con movida electro pop, que con su tonada nos recuerda a un posterior trabajo de Mena ya como solista, y que se llama El Amanecer. 

Tengo Fe y Sé que acabaremos de las canciones más “oscuras” de este trabajo podría considerarle “dark pop” y hasta si uno es muy quisquilloso “dark wave” especialmente en Sé que acabaremos, que es una canción muy directa que habla sobre el rompimiento de las relaciones sentimentales y el inevitable final de dos “amantes-amigos” transformados en “enemigos”.

 

Si bien el dúo no prosperó había una interesante fusión y complementariedad entre ambas cantantes, aunque en algunas canciones se nota más la voz de Javiera Mena sobre la de Francisca Villela, sin embargo eso no es impedimento para disfrutarlas a ambas.

A un lugar lejano me parece su canción más “serena” y “comercial”  a pesar de que ese título ostentan otros dos temas. Sobre todo porque es la canción con el sonido más “limpio” y menos distorsión o efectos, y es que después de todo Prissa es un trabajo de debut y primerizo, donde se nota ese gran toque de inspiración y experimentación.

 

La parte “instrumental” (que no es otra cosa que las mezclas de computadora) me recuerda en algo a David Bazan (Pedro The Lion) y su proyecto Headphones (2005), con la  gran diferencia que Bazan es mucho más oscuro y su humor negro se da a notar en sus letras, además que tiene dejos o toques de Jazz en ese álbum y fúnebre, y estando claro que hay una distancia considerable entre Prissa y Headphones, me animo a blasfemar y decir que ambos trabajos pueden enmarcarse en el synth pop e indietrónica, salvo que Bazan va más al lado del “rock” y Mena y Villela al electro pop y medio romanticón no tan depresivo y cortavenas como el gran Bazan.

 

Poco después de la separación de Prissa, Mena saca Esquemas Juveniles (2006) manteniendo el toque electro y synth, sin embargo se nota que su estilo es más versátil e igual nos puede regalar hermosas baladas.

El disco inicia con la canción “Al siguiente nivel…” definiría como una “energizante” mezcla de varios sonidos y arreglos, una tonada electro popera y  el video musical nos hace una seña que posiblemente sea un videojuego, aparte que el sonido lo delata.

Sin embargo el título de este primer track, nos dará la pauta a un disco muy “personal” y con algunos mensajes “subliminales” en sus letras que bien pudieran ser las vivencias de Javiera Mena en su adolescencia.

El siguiente nivel bien pudiera ser pasar de primera base a segunda jajaja o simplemente una alusión a la digitalización del mundo, que ya estaba en su fase de cambio a la interconexión allá por finales de la primera decáda del segundo milenio.

Pero en este álbum se notan esos toques de balada y acústicos y es precisamente la segunda canción la que nos abre el mundo de Mena, en una melancólica composición y triste. Será pues, Esquemas Juveniles una de las canciones más sinceras y personales de este disco.

Y es que para mí Javiera Mena es una eterna “enamorada” y “cursi” pero con estilo y con sus letras sutiles y esta canción es muetra de ello, tanto que en la caja de comentarios algunos dicen que la canción se trata sobre el “orgasmo”, otros sobre lo difícil que es llegar al entendimiento en una relación, otros sobre la “inocencia” del amor juvenil y la taradez de estar clavado a una persona.

Sea lo que sea para mí es de las mejores canciones de esta cantante, y quizá la mejor del disco pero es que cada tema es único y tiene ese “algo” que hace que vuelvas a escucharlos y poner atención a lo que te perdiste, no diré más y dejaré que disfruten de la canción.

Javiera-Mena-by-Rod-3-x

Dentro de este álbum, Mena tiene un cover bastante decente y bueno de la canción interpretada por Daniela Romo  (Yo no te pido la Luna) y con un arreglo bastante parecido e incluso que llega aunque suene estúpido a sonar igual de ochentero que la original, que no será el único cover que haga de una canción conocida.

Retomando los acústicos, Sol de Invierno y a Cámara Lenta son de las canciones más cortavenas del álbum junto con Esquemas Juveniles que da nombre al disco, aquí tenemos de nuevo la faceta íntima de la artista y afloran esos sentimientos nostálgicos y nota importante Sol de Invierno la canta junto con otro artista chileno que no es nada más ni nada menos que Gepe. 

La historia es sobre alguien que quiere olvidar a su ex pareja y realiza un viaje tanto “real” como “introspectivo” para poder superar todo,  sin embargo no lo logra y probablemente la otra persona tampoco logra olvidar a quien alguna vez amó, quizá por eso tiene sentido que esté cantada a dueto.

Cámara Lenta es una de esas canciones que te despista sobre lo que realmente quiere decir, cada uno puede tener su interpretación, pero algo sí puede estar claro en clave “metafórica” equiparando la vida misma con los cambios de metamorfosis de algunas especies animales que se intuyen pueden ser la mariposa y las ranas, desde su fase de nacimiento hasta su final (muerte) con estas analogías Mena vuelve a meter los recuerdos y nostalgias y parece hablarnos sobre el final de la vida y cómo en su lecho mortuorio o en su vejez aún puede reconocer a esa persona con esa figura de adolescente perpetuo, no necesariamente tiene que hablar de una relación de pareja, puede ser la relación de un nieto con sus abuelos, o un hijo con sus padres, y es que eso es la belleza de las letras de Mena que pueden ser puestas en cualquier situación o contexto aún las que claramente estén dedicadas a sus relaciones.

 

Sin embargo no todo es depresión y envejecimiento en la Mena, y una de mis favoritas es sin duda: Como siempre soné y es la que da el título de esta entrada, con esos dejos headphonianos y el arreglo, pero sin duda lo que me gana es la letra tan simple, sincera y romántica (platónica), creo es la letra más obvia y evidente trata sobre una cita y cómo una de las personas quiere acercarse y conocer más a ese otro ser, al que ha idealizado y quiero compartir una noche de pasión y por qué no TODA LA VIDA JUNTA A ÉL/ELLA.

También tenemos un toque de Erasure en la canción Cuando hablamosalgo más simple pero con su significado…

El álbum se completa con las canciones, Está en tus manos, Perlas y Casan (No puedo bloquear lo que quiero dar)

Menos conocidas pero igual con su mensaje oculto no tan oculto jajaja, y las pondría aquí pero prefiero que se queden con la duda y las busquen por su propia cuenta si es que les gustó Javiera Mena, sino está bien, para gustos colores 🙂

Solo daré pequeños spoilers ; Está en tus manos vuelve a ser un tema “cortavenas” no electro (balada), Perlas con más synth y que nos recuerda mucho al sonido de M83 y Casan una mezcla de lo mejor de los dos mundos o facetas de Javiera Mena.

Pronto la segunda parte, donde nos adentramos a una etapa menos “melancólica” y más movida (pop) de esta artista y por si acaso se preguntaran si es que se va a seguir con bandas o artistas “cortavenas” pues no, también muy pronto el pseudo análisis y reseña de algo más pesado, más rock pero igual indie…

Hasta la próxima entrada que tengan buen día, noche, madrugada, tarde, o lo que sea jajajajaa.